Seleccionar página

 

Durante los meses de invierno el grueso de nuestro trabajo no está en los colmenares, sino en nuestro almacén. Días de trabajo en los que limpiamos y marcamos cajas, preparamos cera y realizamos las tareas de preparación del material que nos permitirán trabajar con soltura a lo largo de los meses más cálidos.

Uno de estos trabajos es el marcado a fuego de nuestras colmenas. Por un lado, la normativa nos obliga a que estén identificadas con nuestro número de explotación, y por otro lado es una medida de seguridad frente a los ladrones, que desgraciadamente visitan los colmenares con más frecuencia de la que quisiéramos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This