Seleccionar página

Los montes adehesados, con mayor o menor densidad de encinas y con cultivos asociados a solamente con pastizales, son uno de los paisajes españoles más característicos. Son la clave para aprovechar terrenos que se encuentran en el borde de la utilidad para el uso agrario, y aun así, cuando se escogen las alternativas apropiadas, proporcionan cereales, leguminosas o cultivos industriales, al tiempo que permiten pastar al ganado, dan leña para calentarse en invierno y son refugio para la caza y para otros animales salvajes.

 

 

La estampa más vistosa la tenemos durante la primavera. Los campos adehesados que rodean nuestro colmenar de El Arco son un verdadero paraíso apícola: jaras, cantueso, chupamieles, margaritas y otras muchas especies tapizan el suelo, protegiéndolo de erosión y generando el regalo visual que tenemos ante nuestros ojos.

 

A lo lejos se escucha un rebaño de ovejas, y alguna vez vemos cruzar corzos y jabalíes.

Mientras tanto, las abejas continúan su tarea incansable: polinizan las plantas de su entrono, contribuyen a mejorar el ecosistema y almacenan la miel que, unos meses después, podrás disfrutar en tu casa, amigo lector.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This